lunes, septiembre 24

La luna que quería ser su amiga - Grafomotricidad


Lectura y Comprensión. Es un texto pensado para niños de Infantil y primaria.


Nuestra propuesta es que los papás le lean el cuento y hagan con ellos unos ejercicios de grafomotricidad que podéis encontrar en el vídeo.


la-luna-que-queria-ser-su-amiga-grafomotricidadCuento
 
La luna llevaba días y noches corriendo detrás sin alcanzarlo. 

La luna quería ser su amiga, quería saber cómo conseguía ser tan brillante, tan luminoso, quería saber cómo calentaba tanto, quería saber tantas cosas.

A la luna le apetecía darle la mano, charlar con él, jugar con él...

La luna ya no sabía que hacer, cómo podría llegar a su lado, darle un abrazo y ser amigos. Lo llamaba a voces, le escribía poemas, le cantaba canciones pero no conseguía llegar al sol.

La luna estaba siendo muy paciente, muy constante y persistente pero el sol era más rápido que ella y cuando casi lo alcanzaba volvía a desaparecer.

Una noche, el búho le dijo a la luna: 

- ¿Por qué no le mandas un mensaje con el caracol? Al caracol le encanta estar al sol y son muy amigos.

A la luna eso no le pareció una buena idea, el caracol era muy lento y ella ya estaba impaciente.

Un murciélago le dijo a la luna:

- ¿Por qué no le mandas un mensaje con un águila? Ella vuela muy alto y se acerca mucho al sol.

A la luna eso no le pareció una buena idea, el águila se distraía mucho cazando.

Otra noche la luciérnaga le dijo a la luna:

- ¿Por qué no le mandas un mensaje con la pantera? Ella corre mucho y podrá alcanzar el sol en el horizonte.

A la luna eso no le pareció buena idea, la pantera no será capaz de pararse y hablar tranquilamente.

En otra ocasión el zorro le dijo a la luna:

- ¿Por qué no le mandas un mensaje con un canguro? Él salta mucho, quizás en un salto llega hasta el sol.

A la luna eso no le pareció buena idea, el canguro lleva a su cría en la bolsa y no querrá saltar tan alto.

Y así se pasaba el tiempo y la luna seguía corriendo y corriendo detrás del sol sin poder alcanzarlo.

Hasta que un día, una nube le dijo a la luna:

- ¿Cuando te darás cuenta que necesitas ayuda? Muchos son los que se han ofrecido y a todos los has rechazado. ¿No ves que entre todos será más fácil? 

- Pero no me sirve nadie de los que me han dicho, todos tienen defectos - dijo la luna.

- Claro que sí, todos tenemos defectos pero también virtudes que hay que aprovechar - dijo la nube - Si quieres yo misma puedo hablar con el sol dentro de un ratito y darle tu mensaje.

- Pero...pero...si te doy un mensaje lo mojarás con tu lluvia - dijo la luna.

- Pues puedes elegir - respondió la nube - o aceptas la ayuda o nunca alcanzarás el sol.

La luna se quedó pensativa y decidió darle a la nube la oportunidad de llevar un mensaje al sol. 

La nube cumplió su promesa y el sol le respondió a la luna que estaba encantado de ser su amigo.

Por eso, desde entonces, si miras al cielo al inicio y al final de cada día, verás que están allí tanto el sol como la luna juntos compartiendo un momento de juego.

Y ahora, si te apetece puedes hacer unas fichas con la luna y su nuevo amigo el sol, mira el vídeo:


Tal vez también te interese:

El unicornio Multicolor 

El cocodrilo Paco