lunes, enero 29

Abuela, ¿Cómo puedo conseguir la Paz? - Lectura Comprensiva

Lectura y Comprensión. Es un texto pensado para niños de Infantil y primeros años de Primaria.

Nuestra propuesta es que los papás le lean el cuento y, para asegurarnos que lo entiendan, le hacemos unas preguntas que os proponemos a continuación.

Cuento:

abuela-como-puedo-conseguir-la-paz-lectura-comprensiva
Enrique salió del colegio pensativo. La seño les había hablado sobre el día de la Paz y les había explicado muchas cosas. Enrique nunca se había parado a pensar sobre ello. Llegó a su casa serio, no le gustaba la idea de que tantas personas en tantos países vivieran en guerra. Enrique se preguntaba qué podría hacer él para que no sufrieran esos niños.

Cuando llegó a su casa, su abuela estaba allí, había ido a visitarlos. A Enrique siempre le daba alegría de verla pero aquel día estaba triste.

- ¿Te pasa algo Enriquito? - le preguntó su abuela.

Cuando Enrique le contó lo que acababa de descubrir su abuela se sentó en la butaca y le contó una historia.

Hace muchos, muchos años, en un precioso y lejano país no celebraban el día de la Paz, ni tan siquiera conocían la palabra Paz, o mejor sería decir que no conocían otra cosa. Era un país muy especial y maravilloso. Sus habitantes nunca discutían, ni se peleaban, ni se enemistaban, ni luchaban los unos contra los otros. En aquel país todos compartían, se ayudaban, se amparaban, se querían y respetaban.

Hasta que un día apareció allí Renqui. Era un ser malvado, perverso, egoísta, ambicioso. Disfrutaba engañando, peleando y traicionando. Buscaba la guerra allá por donde iba.

Por su actitud, poco a poco, todos los habitantes del país se fueron volviendo desconfiados, dejaron de apoyarse los unos a los otros, comenzaron las discusiones, las peleas y las guerras.

En aquel país siguió sin utilizarse la palabra Paz pero, ahora no era porque no conocieran otra cosa, sino porque siempre estaban en guerra.

A Enrique le pareció que la historia de su abuela no le solucionaba su problema.

- Abuela, pero esa historia no me sirve. Yo quiero saber qué podría hacer para que no hubiera guerras en el mundo, para que niños como yo no estén tristes, no pierdan sus casas, no se queden sin sus papás y todas esas cosas tan feas que nos ha contado la seño.

- Pues de eso va la historia Enriquito - le dijo su abuela - Si una sola persona puede provocar mucho mal una sola persona también puede provocar mucho bien.

- Pues dime cómo abuela - dijo ansioso Enrique.

- Pues si no te peleas con tus amiguitos en el recreo, si compartes tus juguetes en el parque, si no discutes con tus hermanos, si no te enfadas con tus papás...estás evitando la guerra. Si te fijas en la historia, Renqui molestaba a los demás con sus formas, con su carácter y su maldad y esas personas se enfadaban más y más hasta que siempre estaban así. Cuando muchas personas pasan mucho tiempo enojados empiezan las guerras.

- ¿De verdad abuela? Entonces si yo soy generoso y me porto bien con los demás, ellos estarán contentos y también se portarán bien con otros y así como una cadena - dijo Enrique

- Eso es, cariño - contestó sonriendo con dulzura la abuela.

- Claro, eso sí lo puedo hacer abuela, yo puedo evitar las guerras. Haré lo que me has dicho y, a lo mejor, cuando yo sea mayor ya no hace falta celebrar un día de la Paz sino que todos los días serán de Paz.

Preguntas de Comprensión propuestas:

¿Cómo se llama el protagonista del cuento?; ¿De qué les había hablado la seño en clase ese día?; ¿Por qué estaba triste Enrique?; Cuéntame a tu forma la historia que la abuela le contó a Enrique; A Enrique le pareció que esa historia no le servía pero ¿qué le dijo su abuela?; ¿Cómo se forman las guerras?; ¿Qué puedes hacer tú para evitar las guerras?; ¿Qué deseaba Enrique que pasara cuando él fuera mayor?

Tal vez también te interese:

La mariposa Vilma - Lectura y Comprensión 

El burrito Beni -Matemáticas 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu aportación, siempre desde el respeto, la tolerancia y el buen gusto