viernes, noviembre 10

El cervatillo Carlitos - Matemáticas

Matemáticas. Es un texto pensado para niños de Infantil y primeros años de Primaria.

Nuestra propuesta es que los papás les lean el cuento y después visualicéis juntos el vídeo para hacer, con vuestros hijos, unos ejercicios de matemáticas.
el-cervatillo-carlitos-matematicas
Cuento

El cervatillo Carlitos era inteligente, aplicado, inquieto, bullicioso y gruñón, muy gruñón. A Carlitos le encantaba aprender y prestaba mucha atención a todo lo que le explicaban, se concentraba para escuchar con interés lo que le contaban sus papás, sus abuelos, sus titos, sus amigos, los maestros. Siempre estaba dispuesto a conocer algo nuevo, a profundizar en lo que le explicaban, a repasar lo aprendido. 

Le encantaba el cole, cuando lo recogían se emocionaba demostrando a todos lo que le habían enseñado ese día. El cervatillo Carlitos era el orgullo de sus papás, era educado, amable, espabilado, astuto. Sólo había una cosa que no les gustaba de Carlitos su malhumor. 

El cervatillo se enfadaba con facilidad, se enfurruñaba si no le hacían caso de forma inmediata, se disgustaba si el dibujo no le salía perfecto, se contrariaba si la ropa no le gustaba, se molestaba si otros cervatillos no le dejaban sus juguetes, se enojaba si le cogían los suyos,...

El cervatillo Carlitos estaba siempre irritado. De forma habitual chillaba, lloraba, se tiraba al suelo, daba golpes, arrojaba sus juguetes, daba patadas a las paredes. Sus papás le explicaban una y otra vez que eso no era la forma de actuar, que cuando se sintiera mal lo contara, que expresara con palabras sus emociones, que no pasaba nada si se sentía mal o triste o enfadado, pero que esa manera de reaccionar no le valía para solucionar el problema ni para encontrarse mejor. 

Carlitos entendía perfectamente lo que le decían sus papás pero, cuando llegaba el momento, no lo podía controlar. Entonces a su mamá se le ocurrió un juego. Al cervatillo Carlitos, de inicio, no le convenció mucho la propuesta pero, decidió intentarlo.



La idea de mamá fue un éxito, cuando Carlitos sentía ganas de enfadarse, de gruñir, de chillar o de llorar porque no era capaz de controlar y expresar sus emociones, primero se relajaba con este juego y después, con calma, explicaba lo que sentía y el motivo de su indignación y así se encontraba mucho mejor.

El cervatillo Carlitos estaba feliz de haber encontrado el camino para tranquilizarse y reflexionar sobre como expresar sus emociones y sentimientos.

Tal vez también te interese:

El burrito Beni -Matemáticas 

La mariposa Vilma - Lectura y Comprensión 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu aportación, siempre desde el respeto, la tolerancia y el buen gusto