lunes, noviembre 20

El camello Ricardo - Lectura y Comprensión


Lectura y Comprensión. Es un texto pensado para niños de Infantil y primeros años de Primaria.


Nuestra propuesta es que los papás le lean el cuento y, para asegurarnos que lo entiendan, le hacemos unas preguntas que os proponemos a continuación.

Cuento


el-camello-ricardo-lectura-y-comprensionEl camello Ricardo tenía una ilusión, una meta, un objetivo en la vida. Desde muy pequeño soñaba con ello. Estudiaba mucho, hacía deporte, prestaba mucha atención en clase, era obediente con sus papás, cariñoso con sus abuelos, compartía sus juguetes con todos sus amigos, era educado, amable, cordial....Se esforzaba cada día para ser un buen camello, así y sólo así, alcanzaría su sueño.

Ricardo quería ser el camello del Rey Baltasar. Cada año, cuando se acercaba la fecha en que los tres Reyes se ponían en camino, esperaba al lado del teléfono a que le llamara para irse con él a repartir los regalos. Pero el teléfono nunca sonaba. El camello Ricardo esperaba pacientemente en la puerta de su casa a que pasaran los Reyes para saludarles y recordarles que estaba allí, dispuesto a ayudarles con los juguetes.

Sus papás siempre le decían que tenía que tener paciencia, que había que prepararse bien para llevar a cabo una responsabilidad tan grande. Le decían que siguiera con constancia, trabajando tan bien como lo había hecho hasta ahora y, que tanto esfuerzo, tendría su recompensa.

Ricardo estaba convencido de que sería este año. Estaba seguro de que el Rey Baltasar vendría a buscarlo y juntos emprenderían el mágico camino, seguirían a la estrella y llegarían a la casa de todos y cada uno de los niños del mundo a dejarles ese juguete que tanto deseaban. Al camello Ricardo la emoción le envolvía, estaba ansioso de alcanzar su ansiado sueño. 

Y, de pronto, aquella mañana, mientras desayunaba llamaron a la puerta. El camello se quedó inmóvil, estaba tan nervioso que casi no podía respirar, era Baltasar, estaba seguro. En la entrada escuchó a su papá decir: - "Que honor, majestad, pase, pase". 

Y allí en el comedor de su casa apareció. Con su corona, con su capa, con su barba, era... ¡el Rey Melchor!. 

El camello Ricardo estaba decepcionado, sus expectativas eran otras, lo que quería, lo que deseaba, lo que anhelaba era al Rey Baltasar. No, no pensaba ayudar al Rey Melchor, su sueño no se cumplía como lo había pensado, como lo había imaginado y no pensaba aceptarlo.

El camello Ricardo tenía claro que no cedería, las cosas tenían que ser como él quería o no lo haría. Nadie le diría con que Rey tenía que ir. 

Sus papás intentaban explicarle que a veces no siempre se tenía lo que se deseaba, que en la vida no todo salía como uno pensaba, pero que podía haber otras alternativas tan buenas o más, y, que por eso, había que permanecer atentos a las señales.

- "En ocasiones hay que ceder, Ricardo" - le decía su papá. 

- "Te vas a perder la oportunidad de tu vida"-le decía su mamá. 

Pero el Ricardo estaba decidido, no cedería ni un ápice a sus expectativas. Estaba frustrado, desilusionado, se sentía irritado y enfadado por no conseguir justo lo que quería. 

El camello Ricardo dejó de hacer deporte, de aprender en clase, de obedecer a sus papás...No se encontraba nada bien, y cada día su sensación empeoraba.

Un día su mamá se sentó a su lado y le dijo: - "Ricardo, cariño, tener sueños y luchar por ellos es fantástico y debes seguir haciéndolo siempre. Además, también son importantes otros aspectos que debes tener en cuenta y considerar."

-¿Cómo por ejemplo qué? - dijo el malhumorado camello Ricardo.

- "Hay que respetar las decisiones de los demás, hay que tener paciencia y continuar actuando siempre con el corazón, y sobretodo, hay que aprovechar los momentos que se te brindan para disfrutar. Ceder a tiempo cuando la ocasión y las personas lo requieren te hará más feliz a ti y a los que te rodeamos" - dijo con cariño su mamá.

- "¿Seré feliz si ayudo al Rey Melchor en vez de al Rey Baltasar?" - dijo el camello Ricardo.

- "Serás feliz porque estás haciendo lo que te gusta y por lo que has luchado, a pesar de que no sea, exactamente, como tu querías. También serán feliz los niños a los que le lleguen sus regalos con tu ayuda. Y seremos felices papá y yo de ver que tu estás contento y satisfecho de tu trabajo" - continúo su mamá.

El camello Ricardo miró a los ojos de su mamá, siempre le transmitía tranquilidad, paz y armonía, tenía razón. Su orgullo y cabezonería no le hacía sentirse bien, se iría con el Rey Melchor. Nada más tomar la decisión, el camello Ricardo, se sintió relajado, sosegado y dichoso. Era un camello con mucha suerte, pensó.

Preguntas de Comprensión propuestas:

¿Cómo se llamaba el camello?; ¿Cuál era el sueño del camello?; ¿Qué hacía para alcanzar su sueño?; ¿Que le decían sus papás que fuera paciente o exigente?; ¿Qué hacía el camello Ricardo cuando llegó el Rey a su casa?; ¿Qué Rey era el que entró al comedor?; El camello Ricardo, cuando vió al Rey, ¿cómo se sintió?; ¿Por qué se sintió así?; ¿Se fue el camello Ricardo inmediatamente con el Rey Melchor?; ¿Qué le dijo su papá al camello Ricardo?; El camello Ricardo no quería ceder y decidió no irse con el Rey Melchor, ¿le hacía eso ser feliz?; ¿Cómo le hacía sentir?; ¿Qué aspectos le dijo su mamá al camello Ricardo que también había que tener en cuenta?; ¿Por qué creía su mamá que sería feliz si se iba con el Rey Melchor?; ¿Qué le transmitía su mamá cuando la miraba a los ojos?; Definitivamente el camello Ricardo decidió aceptar la invitación del Rey Melchor, ¿cómo le hizo sentir esto?.
Tal vez también te interese:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu aportación, siempre desde el respeto, la tolerancia y el buen gusto