lunes, noviembre 6

El árbol llorón - Matemáticas

Matemáticas. Es un texto pensado para niños de Infantil y primeros años de Primaria.

Nuestra propuesta es que los papás les lean el cuento y después visualicéis juntos el vídeo para hacer, con vuestros hijos, unos ejercicios de matemáticas.

Cuento:
el-arbol-lloron-matematicas
Y llegó, por fin llegó el otoño. Hacía días, semanas, que todos esperaban la lluvia, el rocío de la mañana, el frescor del atardecer, el olor de humedad. Las flores, los árboles, la tierra, los animales...todos estaban ansiosos y expectantes. Y por fin hoy llegó.

Las flores bebían incansables el agua de la lluvia, los árboles respiraban satisfechos la pureza del aire húmedo, los animales se lavaban contentos con el regalo que les caía de las nubes, la tierra se remojaba gozosa en los charcos. Todo era felicidad. Bueno, todo, no...

Había un árbol que se quejaba sin parar, le molestaban las gotas de agua que caían en sus hojas, le fastidiaba el aire que movía su copa, le incomodaba sus raíces encharcadas, le irritaba la sensación de humedad en su tronco y, sobretodo, le enojaba ver contentos a los demás. El árbol llorón, como todos le llamaban, siempre estaba resentido, descontento, pesaroso...De su bocas sólo salían quejas y llantos.

Aquel día unas margaritas se acercaron a él y le hablaron:

- No te das cuenta de la belleza de la naturaleza. Fijate lo bonito que está el cielo, agradece a las nubes que nos hagan un regalo tan grande y hermoso como es el agua. Respira profundo y siente la paz, el sosiego que produce el ruido de la lluvia al caer.

- ¿Qué decís? Dejaros de tonterías, las nubes están llorando, el cielo está oscuro, mis hojas mojadas y, aunque quisiera, mis raíces no pueden dejar de beber porque están encharcadas. 

- La vida es estupenda, tenemos mucha suerte de estar aquí, ahora y hoy - dijeron las margaritas - hay que disfrutar de lo bueno que tiene cada momento. Claro que la lluvia tiene sus cosillas malas pero hay que, aún siendo conscientes de eso, disfrutar de lo bueno que aporta, del esplendor de los campos cuando se riegan, del brillo de nuestras hojas, del verdor de nuestros tallos.

El árbol llorón las miró sorprendidos, nunca lo había pensado así. Tenían razón, todas las estaciones tenían algo que no gustaba pero otras muchas eran estupenda. El árbol llorón se quedó muy pensativo, reflexionando un buen rato y, entonces, tomó una decisión. A partir de ahora miraría lo positivo, lo bonito, lo hermoso, lo bello y dejaría de ser el árbol llorón. Se dedicaría a observar todo lo maravilloso de su alrededor.

Desde aquel día, el árbol llorón se pasaba ahora los días observando qué estaba cerca y qué estaba lejos, cuándo había mucho y cuándo había poco y así disfrutando de todo lo que había a su alrededor. 

En este video puedes podéis disfrutar de las matemáticas y de la naturaleza con el árbol llorón. 

Tal vez también te interese:

 La ratita Maribel - Lectura y Comprensión

El elefante Arturo - Matemáticas 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu aportación, siempre desde el respeto, la tolerancia y el buen gusto