martes, octubre 17

La ratita Maribel - Lectura y Comprensión

Lectura y Comprensión. Es un texto pensado para niños de Infantil y primeros años de Primaria.

Nuestra propuesta es que los papás le lean el cuento y, para asegurarnos que lo entiendan, le hacemos unas preguntas que os proponemos a continuación.

Cuento:


la-ratita-maribel-lectura-y-comprensionMaribel era una ratita pequeña, inteligente, simpática y amigable. Siempre saludaba a todos cuando iba de paseo con sus papás o con sus abuelos. 

Le gustaba vestir de muchos y fuertes colores: rojos, naranjas, amarillos, verdes, rosas... Su largo pelo solía recogérselo con un gran lazo violeta. 
la-ratita-maribel-lectura-y-comprension
Por las tardes, después de dormir la siesta, se iba al parque, le encantaba el arenero. Allí jugaba a hacer pasteles de chocolate, se tiraba por el largo y estrecho tobogán azul, hacía carreras con sus amigos, se escondía detrás de los árboles y las flores...era muy divertido. 

Lo que no le gustaba mucho a la ratita Maribel eran los columpios. Cuando se subía parecía que volaba, estaba muy alta y sus pies no tocaban el suelo.  No, eso no le agradaba en absoluto. No quería ser un avión, ni un globo, ni un pájaro...quería ser, lo que era, una ratita, y las ratitas no volaban.

Sus amigos le chinchaban y la irritaban gritándole: "Cobarde, miedosa, gallina, súbete al columpio, que no pasa nada". Pero Maribel se negaba con rotundidad. No le importaba lo que le dijeran, ella lo tenía claro y le daba igual que la provocaran. La ratita sabía muy bien lo que le gustaba y lo que no.
la-ratita-maribel-lectura-y-comprension

Algunos días también se llevaba
al parque, su bicicleta rosa y blanca. Tenía 4 ruedas: una delante, otra detrás y otras dos, más pequeñitas, a los lados para ayudarse a hacer equilibrio y no caerse. Maribel prefería estar segura y mantener las 4 ruedas. 

Poco a poco, con la práctica, poniendo empeño y ganas conseguiría dominar su bici sin las ruedas pequeñitas. La ratita ya le había pasado con otras cosas que, al principio, no sabía hacer y con esfuerzo, constancia y perseverancia lo había conseguido aprender.
la ratita-maribel-lectura-y-comprension
Lo que menos le apetecía a Maribel era volver a casa, nunca quería irse del parque. Todas las tardes sus papás la tenían que llamar muchas veces antes de poderse marchar. Pero, al final, siempre hacía caso a sus papás porque empezaba a estar muy cansada y pensaba en comer y dormir para coger fuerzas y descansar. 

Mañana, pensaba la ratita, será otro sensacional día.

 Preguntas de Comprensión propuestas:

¿Cómo se llama la ratita?; Dime cómo es la ratita; ¿Con quién iba de paseo?; ¿Cómo tenía el pelo?; ¿Vestía de color violeta?; ¿Cuando se iba al parque?; ¿Es el tobogán lo que más le gustaba a Maribel la ratita?; ¿Cómo era el tobogán donde jugaba Maribel?; ¿Qué es lo que menos le gustaba?; ¿Hacía la ratita lo que le decían sus amigos aunque no le gustara?; ¿Por qué tenía 4 ruedas la bicicleta de la ratita?; ¿Cómo se pueden conseguir las cosas?; ¿Le hacía caso a sus papás la ratita Maribel?; ¿Por qué hay que comer y dormir?; ¿Cómo será el día de mañana?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu aportación, siempre desde el respeto, la tolerancia y el buen gusto