martes, julio 25

Valoración de Activos Financieros Mantenidos para Negociar

Los activos financieros son bienes propiedad de la empresa con los que se tiene intención de obtener rentabilidad.

Entre los activos financieros se encuentran las inversiones financieras a corto plazo, o lo que es lo mismo, la inversión en acciones mantenidas para negociar.

Contablemente hablando, las acciones mantenidas para negociar son las inversiones de la empresa, generalmente, en títulos de renta variable que se tienen intención de mantener por un periodo igual o inferior al año y cuyo objetivo es especulativo. 

Una inversión se entiende que tiene carácter especulativo si la única intención del inversor es obtener rentabilidad o beneficio basándose básicamente en la variación de precios. Por regla general estas inversiones suelen producirse con compra - venta de acciones en la Bolsa, aunque hay otras alternativas.

El PGC, en su norma número 9, expone la valoración de este tipo de inversiones. Se refiere tanto a su valor inicial (valor del momento de la compra), como a su valor posterior (valor en cualquier momento después de producirse la compra) como al registro contable de sus cambios de valor razonable. 

Con este vídeo pretendemos explicar la norma número 9 del PGC en relación con las inversiones mantenidas para negociar y aplicarla a un ejemplo práctico. 




Tal vez también te interese:




martes, julio 11

Deterioro de Clientes (Vídeo explicativo)

deterioro-cliente-video-explicativo
El principio de prudencia del PGC enuncia, básicamente, que se deben contabilizar los gastos desde que se prevean pero los ingresos cuando sean ciertos. En función de este principio surgen, en la Contabilidad Financiera, algunos conceptos como el de la amortización o los deterioros.

Un deterioro contable es un gasto previsible, no sistemático y reversible. Es decir, se trata de un gasto que la empresa prevé que podría tener que afrontar pero, de momento, se mantiene la duda sobre su veracidad.

Se distinguen tres tipos de deterioros: Deterioros sobre existencias, Deterioro sobre inmovilizados y Deterioros sobre clientes. En este artículo, nos vamos a centrar en los deterioros de clientes.

Los clientes, como sabemos, son derechos de cobros, a favor de la empresa, por venta o prestaciones de servicios consecuencia de la actividad principal de la entidad. Si la empresa tiene dudas razonables sobre sus clientes, es decir, si la empresa estima un gasto previsible, no sistemático y reversible consecuencia de un posible impago de clientes, es necesario que dote su correspondiente deterioro.

En estos deterioros, se distinguen dos métodos: global e individual. 

Las diferencias entre ellos son:

1. Que en el método global la empresa tiene dudas, sospechas de impago, de sus clientes en general, de un % de ellos. Esta estimación, generalmente, está basada en la propia experiencia de la sociedad y/o de sus gestores. En el método individual, sin embargo, la duda recae sobre un sólo cliente concreto y específico.

2. El registro del deterioro por el método global se produce al final del periodo contable en el proceso de regularización, mientras que el registro por el método individual se produce en el momento en que surge la duda o bien desaparece o disminuye dicha sospecha.

3. Con el método individual, además del asiento del deterioro, se contabilizará con la cuenta Cliente dudoso cobro a aquel del que se mantiene la duda de impago, este asiento no será necesario registrarlo con el método global,

Para que el concepto de deterioro, sus métodos y sus asientos queden suficientemente claro hemos elaborado el siguiente vídeo:


Tal vez también te interese: