martes, 17 de marzo de 2015

Cuentas Anuales-Balance de Situación-Primera Parte

cuentas-anuales-balance-de-situacion
El Balance de situación es un estado contable que forma parte, representa la situación patrimonial de la compañía en un determinado momento que puede ser el inicio o el cierre. Es un estado fondo, de naturaleza estática (aquellos cuya información se refiere a un instante dado).
El Balance informa sobre las diferentes formas de financiación (la estructura financiera) con las que cuenta la empresa para realizar sus inversiones (estructura económica).
Es un estado fundamental e imprescindible para el análisis de la liquidez, la solvencia y la rentabilidad de una empresa.
El Balance presenta formato horizontal o de cuenta, respondiendo a la representación de la ecuación fundamental del patrimonio.
La normativa mercantil, en su artículo 175 de la LSA, contempla un modelo de balance normal para la generalidad de las empresas y otro modelo abreviado para empresas de reducida dimensión, en las que durante dos años consecutivos concurran al menos dos de las siguientes circunstancias:
  • Que el total de partidas de activo no supere la cifra de 2.850.000 euros.
  • Que el importe neto de la cifra de negocios no supere los 5.700.000 euros.
  • Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a 50.
El apartado sexto de las normas de elaboración (tercera parte del NPGC) es el dedicado al Balance.
Las características fundamentales del Balance de situación son las siguientes:
  • Los activos se ordenan de menor a mayor liquidez y las fuentes de financiación de menor a mayor exigibilidad.
  • Es un resumen contable de los derechos, bienes y obligaciones de la empresa a final del ejercicio económico tras la regularización.
  • Está normalizado para informar adecuadamente a los usuarios externos de la situación económica – financiera de la empresa.
  • En cada partida o epígrafe deberán figurar, además de las cifras del ejercicio que se cierra y las del ejercicio anterior, la referencia a las correspondientes notas de la memoria.
  • Un activo y un pasivo financiero se podrán presentar en el balance por su importe neto siempre la empresa tenga en ese momento el derecho exigible de compensar los importes reconocidos, y la intención de liquidar las cantidades por el neto o de realizar el activo y cancelar el pasivo simultáneamente. Las mismas condiciones deberán concurrir para compensar los activos y pasivos por impuestos.
  • La empresa presentará en el balance, de forma separada del resto de los activos y pasivos, los activos no corrientes mantenidos para la venta y los pasivos asociados a los mismos, en los epígrafe B.I. Del activo y C.I. del pasivo. Estos activos y pasivos no se compensarán, ni se presentarán como un único importe
     Tal vez te puede también interesar:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu aportación, siempre desde el respeto, la tolerancia y el buen gusto