martes, 2 de septiembre de 2014

Valoración de Inmovilizados Materiales

valoracion-inmovilizados-materiales
La Contabilidad Financiera distingue entres sus activos a corto plazo y sus activos a largo plazo. Dentro de los activos no corrientes (largo plazo) nos encontramos los inmovilizados.

Son inmovilizados todos aquellos elementos propiedad de la empresa que se tiene la intención de que permanezcan en ella durante más de un periodo contable. 

Dentro de los inmovilizados distinguimos, básicamente, entre:

1. Inmovilizados intangibles, aquellos que no se pueden tocar, que no son tangibles.

2. Inmovilizados inmobiliarios, aquellos que se adquieren con intención especulativa de venta o alquiler

3. Inmovilizados o inversiones Financieras, aquellos derechos que mantiene la empresa durante más de un ejercicio.

4. Inmovilizados materiales, aquellos bienes de la empresa que son tangibles como puede ser el mobiliario, los elementos de transporte, los equipos informáticos, las construcciones, los terrenos, las maquinarias...

Las Normas números 2  y 3 del PGC dedica su espacio a la valoración de los inmovilizados materiales. De estas normas se concluye que:

La valoración inicial de un inmovilizado material es a su coste de producción o precio de adquisición, siendo el precio de adquisición el precio de compra menos los descuentos que el vendedor haya aplicado más todos los gastos necesarios hasta su puesta en funcionamiento  y siendo el coste de producción el precio de adquisición de las materias primas más los costes directos imputables al bien más los costes indirectos que razonablemente correspondan al activo fabricado.
Si dicho inmovilizado hubiera sido aportado por el accionista en concepto no dinerario se valorará a su valor razonable del momento de la aportación.

La valoración posterior de un inmovilizado material será su valor inicial menos las correcciones valorativas que se imputen al bien, ya sean amortizaciones o deterioros.

Las amortizaciones de los inmovilizados se establecerán de sistemática en función de la vida útil estimada y su valor residual en función de su depreciación ya sea por el uso o por la obsolescencia producida en el bien.

Los deterioros de los inmovilizado se contabilizarán cuando su valor en libros (valor inicial - amortizaciones acumuladas- deterioros anteriores) supere su valor recuperable (el mayor valor entre el valor razonable menos costes de venta y valor en uso).

Tal vez también te interese: 



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu aportación, siempre desde el respeto, la tolerancia y el buen gusto