martes, septiembre 30

El IVA en Contabilidad Financiera

el-iva-en-contabilidad-financiera
El IVA (impuesto sobre valor añadido) es un impuesto  que grava en último término al consumidor final.

Conlleva IVA todas las adquisiciones de bienes y prestaciones de servicios con terceras personas ajenas a la empresa en territorio de la Unión Europea, excepto Canarias, Ceuta y Melilla.

El IVA puede ser deducible o no deducible en función de quienes sean los participantes de la transacción.

El IVA no deducible es aquel que paga el consumidor final, está incluido en el precio de adquisición y contablemente no se registra de forma específica.

El IVA deducible es aquel que soporta (paga) y/o repercute (cobra)  el empresario como intermedio en la cadena de producción o prestación de servicios. Contablemente se registra de forma independiente al precio de adquisición en sus cuentas correspondientes para distinguirlos del precio de adquisición y poder contabilizar la liquidación trimestral.

El IVA deducible se contabilizaría en las siguientes cuentas:

(472) HP IVA Soportado (funciona como cuenta de activo). Recoge el pago de IVA deducible para el empresario.

(477) HP IVA Repercutido (funciona como cuenta de pasivo). Recoge el cobro de IVA deducible para el empresario.

De forma trimestral, además de presentar la liquidación de IVA en Hacienda, con el modelo 303, se contabiliza con el siguiente asiento:
________________________ _______________________
HP IVA repercutido (477)                  á       (472) HP IVA soportado
                                                                           HP acreedora por IVA
________________________ _________________↓_____
                                                                               En caso de que el IVA repercutido > IVA soportado

________________________ _______________________
HP IVA repercutido (477)                       á                       (472) HP IVA soportado
HP deudora por IVA                                                       
↓________________________ ____________________
En caso de que el IVA soportado > IVA repercutido 

Tal vez también te interese:


martes, septiembre 16

Valoración de Inmovilizados Intangibles

valoracion-inmovilizado-intangible
Como ya se ha explicado en artículos anteriores, los inmovilizados son bienes propiedad de la empresa que tienen intención de permanecer en ella durante un periodo superior al año. 

Entre los inmovilizados se encuentran los intangibles. Los criterios de valoración inicial y posterior para este tipo de activos no corrientes, según la Norma número 5 del PGC, son similares a los de los inmovilizados materiales pero con sus particularidades específicas.

En primer lugar para reconocer inicialmente un inmovilizado intangible debe cumplir, además de la definición de activo y las condiciones de registro y reconocimientos exigidas en el PGC, cumpla el requisito de identificabilidad.

La identificabilidad implica los dos siguientes puntos:

1. Surjan de derechos legales o contractuales

2. Deben ser susceptibles de ser separados de la empresa, bien sean  vendidos o cedidos o arrendados o intercambiados. 

Además, para su valor posterior la empresa, antes de amortizarlos debe identificar si la vida útil del inmovilizado intangible es definida o indefinida. 

Se considerará vida útil indefinida cuando no haya límite previsible en el que se espera que el activo genere entradas de flujos netos de efectivos en la empresa. Este tipo de inmovilizados intangibles no se amortizarán aunque sí se contabilizará su posible deterioro.

Como casos particulares de los inmovilizados intangibles la Norma 6 del PGC resalta los siguientes:

1. Derechos de traspaso. Sólo estarán en los activos cuando su valor se ponga de manifiesto por una adquisición onerosa. 

2. Fondo de comercio. Sólo estarán en los activos cuando su valor se ponga de manifiesto por una adquisición onerosa en una combinación de negocios.  Este elemento no se amortizará y su deterioro no se revertirá posteriormente.

3. Investigación y Desarrollo. Podrán valorarse como activo, en lugar de como gastos del periodo, si están específicamente individualizados y si se tienen fundados motivos de éxito técnico y de rentabilidad económica del proyecto. Se amortizarán en plazo máximo de 5 años.4

4. Propiedad Industrial. Se contabilizarán como activos cuando se obtenga la patente. 

Tal vez también te interese:




martes, septiembre 2

Valoración de Inmovilizados Materiales

valoracion-inmovilizados-materiales
La Contabilidad Financiera distingue entres sus activos a corto plazo y sus activos a largo plazo. Dentro de los activos no corrientes (largo plazo) nos encontramos los inmovilizados.

Son inmovilizados todos aquellos elementos propiedad de la empresa que se tiene la intención de que permanezcan en ella durante más de un periodo contable. 

Dentro de los inmovilizados distinguimos, básicamente, entre:

1. Inmovilizados intangibles, aquellos que no se pueden tocar, que no son tangibles.

2. Inmovilizados inmobiliarios, aquellos que se adquieren con intención especulativa de venta o alquiler

3. Inmovilizados o inversiones Financieras, aquellos derechos que mantiene la empresa durante más de un ejercicio.

4. Inmovilizados materiales, aquellos bienes de la empresa que son tangibles como puede ser el mobiliario, los elementos de transporte, los equipos informáticos, las construcciones, los terrenos, las maquinarias...

Las Normas números 2  y 3 del PGC dedica su espacio a la valoración de los inmovilizados materiales. De estas normas se concluye que:

La valoración inicial de un inmovilizado material es a su coste de producción o precio de adquisición, siendo el precio de adquisición el precio de compra menos los descuentos que el vendedor haya aplicado más todos los gastos necesarios hasta su puesta en funcionamiento  y siendo el coste de producción el precio de adquisición de las materias primas más los costes directos imputables al bien más los costes indirectos que razonablemente correspondan al activo fabricado.
Si dicho inmovilizado hubiera sido aportado por el accionista en concepto no dinerario se valorará a su valor razonable del momento de la aportación.

La valoración posterior de un inmovilizado material será su valor inicial menos las correcciones valorativas que se imputen al bien, ya sean amortizaciones o deterioros.

Las amortizaciones de los inmovilizados se establecerán de sistemática en función de la vida útil estimada y su valor residual en función de su depreciación ya sea por el uso o por la obsolescencia producida en el bien.

Los deterioros de los inmovilizado se contabilizarán cuando su valor en libros (valor inicial - amortizaciones acumuladas- deterioros anteriores) supere su valor recuperable (el mayor valor entre el valor razonable menos costes de venta y valor en uso).

Tal vez también te interese: