martes, mayo 27

Diferencias de Valoración Contable entre las Inversiones a Largo Plazo y a Corto Plazo

diferencias-valoracion-contable-entre-inversiones-largo-plazo-y-corto-plazo

Según la Norma 9 del PGC podemos decir que las diferencias contables entre las inversiones financieras a c/p Instrumentos de patrimonio y las inversiones financieras a l/p instrumentos de patrimonio son las siguientes:


Las inversiones financieras c/p instrumentos de patrimonio son activos corrientes, se clasifican como inversiones mantenidas para negociar. 


Su valor inicial es el valor razonable del momento de la adquisición y su valor posterior es el valor razonable de ese momento. Los gastos de suscripción se contabilizan en la cuenta de otras gastos financieros.

Dichas inversiones están sometidas a cambios de valor. La normativa contable exige que los cambios de valor razonable de las acciones a c/p se imputen directamente al resultado del periodo, es decir, a la Cuenta de Pérdidas y Ganancias.

Por otra parte, las inversiones financieras l/p instrumentos de patrimonio forma parte del activo no corriente, se clasifican como inversiones disponibles para la venta.

Su valor inicial es el valor razonable del momento de la adquisición más todos aquellos gastos necesarios para suscribir las acciones y su valor posterior es el valor razonable en ese momento.

Dichas inversiones están sometidas a cambios de valor. La normativa contable exige que los cambios de valor de las acciones a l/p se imputen directamente al patrimonio neto. Esta imputación se realiza mediante la cuenta 133. "Ajustes de valor de Activos financieros disponibles para la venta"

La cuenta 133 del PGC recoge el cambio de valor total de las acciones disponibles para la venta desde el momento de su adquisición hasta la actualidad. En el balance se coloca en su valor neto de impuestos. Su saldo puede ser acreedor, sumará en el apartado A-2 del Patrimonio Neto del Balance de Situación y representa revalorización de las inversiones a largo plazo o su saldo puede ser deudor, restará en ese mismo apartado y representa la devaluación de dichas inversiones.


Tal vez también te interese:




martes, mayo 13

Contabilización de la Moneda Extranjera

contabilizacion-moneda-extranjera
Según la Norma de Valoración nº 11 del PGC, una transacción en moneda extranjera es aquélla cuyo importe se denomina o exige su liquidación en una moneda distinta de la funcional.
La moneda funcional es la moneda del entorno económico principal en el que opera la empresa. Se presumirá, salvo prueba en contrario, que la moneda funcional de las empresas domiciliadas en España es el euro. Es decir, cualquier transacción efectuada con moneda extranjera se valorará en la contabilidad financiera de las empresas españolas en euros.

Valoración inicial
Toda transacción en moneda extranjera se convertirá a moneda funcional, mediante la aplicación al importe en moneda extranjera, del tipo de cambio de contado, es decir, del tipo de cambio utilizado en las transacciones con entrega inmediata, entre ambas monedas, en la fecha de la transacción, entendida como aquella en la que se cumplan los requisitos para su reconocimiento.

Se podrá utilizar un tipo de cambio medio de un período (como máximo mensual) para todas las transacciones de ese periodo siempre que no haya variaciones significativas durante el mismo.

Valoración posterior partidas monetarias
Al cierre del ejercicio se valorarán aplicando el tipo de cambio de cierre, entendido como el tipo de cambio medio de contado, existente en esa fecha.

Las diferencias de cambio, tanto positivas como negativas, que se originen en este proceso, así como las que se produzcan al liquidar dichos elementos patrimoniales, se reconocerán en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio en el que surjan.

Diferencias positivas de cambio” (ingreso financiero)
Diferencias negativas de cambio” (gasto financiero)

Valoración posterior partidas no monetarias
Para las partidas no monetarias se distinguen dos situaciones:

Partidas no monetarias valoradas a coste histórico. Estas se valorarán al tipo de cambio de la fecha de la transacción. Si el activo se amortiza las dotaciones de amortización se calcularán sobre el importe en la moneda funcional aplicando el tipo de cambio de la fecha de registro inicial.Esta valoración no puede exceder del importe recuperable en ese momento.

Estas normas solo varían en caso de empresas situadas en países con altas tasas de inflación. Se considera que existen altas tasas de inflación cuando la misma se aproxime o supere en tres años el 100%

Partidas no monetarias valoradas a valor razonable. Se valorarán aplicando el tipo de cambio de la fecha de determinación del valor razonable.

Tal vez también te interese:



Valoración de Pasivos Financieros