miércoles, 12 de junio de 2013

Provisiones Contables

provisiones-contables
Las Provisiones están regladas en la Norma 15 de la Segunda parte (Normas de Registro y Valoración) del PGC.
Según la mencionada normativa la empresa reconocerá como provisiones los pasivos que, cumpliendo la definición y los criterios de registro o reconocimiento contable contenidos en el Marco Conceptual de la Contabilidad, resulten indeterminados respecto a su importe o a la fecha en que se cancelarán.
Las provisiones pueden venir determinadas por una disposición legal, contractual o por una obligación implícita o tácita. En este último caso, su nacimiento se sitúa en la expectativa válida creada por la empresa frente a terceros, de asunción de una obligación por parte de aquélla.
En definitiva, para contabilizarse una provisión debe cumplir dos condiciones que la obligación es indeterminada respecto a su importe o a la fecha de cancelación y que venga determinada por una disposición legal, contractual o por una obligación implícita tácita.
Las Provisiones a corto plazo son para operaciones comerciales, es decir, derivadas del tráfico comercial, para retribuciones y prestaciones a al personal, para impuestos, por desmantelamiento, retiro o rehabilitación del inmovilizado o por transacciones con pagos de instrumentos financieros.
Las Provisiones a largo plazo son de carácter no corriente y surgen de obligaciones tácitas y específicas en cuanto a su naturaleza pero indeterminadas en cuanto a su importe y la fecha de realización. Se utilizan para para retribuciones y prestaciones al personal, para contratos onerosos, para impuestos, por desmantelamiento, retiro o rehabilitación del inmovilizado, otras responsabilidades, actuaciones mediambientales...
Las provisiones se valorarán a la fecha de cierre del ejercicio por el valor actual de la estimación, registrándose los ajustes debidos a la actualización de la provisión como gasto financiero devengado.
Si su vencimiento es inferior al año y el efecto financiero de no actualizar no es significativo no será necesario llevar a cabo ningún tipo de descuento.
La compensación a recibir de un tercero en el momento de liquidar la obligación, no supondrá una minoración del importe de la deuda, sin perjuicio del reconocimiento en el activo de la empresa del correspondiente derecho de cobro, siempre que no existan dudas de que dicho reembolso será percibido. El importe por el que se registrará el citado activo no podrá exceder del importe de la obligación registrada contablemente. Sólo cuando exista un vínculo legal o contractual, por el que se haya exteriorizado parte del riesgo, y en virtud del cual la empresa no esté obligada a responder, se tendrá en cuenta para estimar.

Si quieres el artículo en formato PDF no tienes más que pedírmelo a mi correo paolo.mercale@gmail.com

Tal vez también te interese:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu aportación, siempre desde el respeto, la tolerancia y el buen gusto

CconC

Artículos Más Recientes