martes, 19 de febrero de 2013

Valoración de Inmovilizados en Curso

valoracion-inmovilizado-en-curso
Los inmovilizados son activos no corrientes. Son bienes propiedad de la empresa que permanecerán en ella durante más de un año.
Los inmovilizados materiales pertenecen al subgrupo 21 del cuadro de cuentas y es en la segunda norma de registro y valoración (en la segunda parte del PGC) donde se explica su tratamiento contable.
Se entiende que si al adquirir el inmovilizado no puede ser aún utilizado se trata de un Inmovilizado en Curso.
En este artículo nos centramos concretamente en la valoración inicial de un inmovilizado en curso.
Los inmovilizados en su valoración inicial (norma 2º, 1.1) se contabilizan a su precio de adquisición o coste de producción más todos los gastos necesarios hasta su puesta en funcionamiento (a esto se le denomina activación de gastos).
Para aquellos inmovilizados en curso que necesiten más de un año para su puesta en funcionamiento, en el precio se incluirán los intereses intercalarios, es decir, aquellos gastos financieros devengados hasta la puesta en condiciones de funcionamiento y que hayan sido girados por el proveedor o correspondan a financiación ajena destinada a la adquisición del bien.
Para compensar los gastos financieros devengados se utilizará la cuenta “Incorporación al activo de gastos financieros” (ingreso financiero).
Si la empresa utiliza medios propios para poner en funcionamiento el inmovilizado en curso, se contabilizará, además de en su cuenta correspondientes de gastos, como mayor valor del inmovilizado con abono a la cuenta “Trabajo realizado para el inmovilizado en curso” (ingreso de explotación) del subgrupo 73. Esta cuenta recoge un ahorro para la empresa por no necesitar medios ajenos.
Cuando al adquirir un inmovilizado o posteriormente se entienda necesario unos costes de desmantelamientos, retiros o rehabilitación, se dotará una provisión por este concepto (143) “Provisión por desmantelamiento, retiro o rehabilitación del inmovilizado” (pasivo) con cargo a la cuenta del bien que corresponda y valorándolo al valor actual de las obligaciones asumidas.
El valor inicial de la provisión se imputa a resultado a través de la amortización aún cuando forme parte de un inmovilizado no amortizable como es el terreno.
Además, las actualizaciones posteriores por cambios en la estimación de dicha provisión se incorporarán al valor del inmovilizado.
Una vez que el inmovilizado pueda entrar en funcionamiento se dará de baja a la cuenta del subgrupo 23 correspondiente para dar de alta a la del subgrupo 21. Momento, a partir del cuál, podrá amortizarse con normalidad dicho inmovilizado.

Tal vez también te interese:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu aportación, siempre desde el respeto, la tolerancia y el buen gusto