jueves, julio 19

Subsistema de Producción o Subsistema de Operaciones. Parte V. Configuración Productiva

Subsistema-producción-o-subsistema-operaciones.Parte-V
Una de las decisiones más cruciales en la planificación del subsistema de producción es el sistema de fabricación o proceso productivo que utilizará la empresa.
El proceso productivo, como ya hemos explicado en otros artículos anteriores, es el conjunto de actividades encaminadas a la obtención de un producto terminado mediante la transformación de materias primas.
Existe una gran diversidad de clasificaciones para el tipo de proceso productivo, pero una de las más utilizadas es según su configuración productiva y podemos distinguir los siguientes tipos:

CONTINUO:
Es un sistema muy automatizado, intensivo en capital e inflexible. Cada máquina está preparada y diseñada para realizar la misma operación repetitivamente, sin paradas. Está pensado para fabricar un producto, o una familia de productos muy similares, en grandes cantidades. El diseño del producto es rígido y genérico. El proceso de fabricación es muy especializado, continuo, uniforme, homogéneo e invariable, normalmente integrado a través de toda la instalación con el objetivo de obtener un producto estándar.
Sus ventajas principales son:
  • Alto nivel de eficiencia, por la repetitividad del proceso.
  • No es necesario especialistas o personal muy cualificado, dado que realiza reiteradamente la misma operación, sino tan sólo seleccionarlo y prepararlo adecuadamente.
Sus desventajas son:
  • La inflexibilidad y dificultades de adaptación ante cambios en las condiciones de mercado.
  • Necesidad de control permanente en cada etapa del proceso productivo puesto que un problema no detectado a tiempo puede paralizar toda la línea de producción.
  • Requiere de un mantenimiento preventivo constante de la maquinaria para evitar paradas que provoquen cuellos de botella (retrasos en la producción).
LOTE :
Su característica más significativa es que utiliza las mismas instalaciones para obtener productos diferentes. El proceso productivo está organizado como una cadena de operaciones consecutivas que comienza cuando entra la materia prima y termina con el producto acabado. Dentro de este tipo podemos distinguir:
Talleres. Consiste en una fabricación, que no tiene porqué ser en serie, de proceso poco repetitivo. Generalmente se utiliza cuando son lotes pequeños, de amplia gama, poca estandarización y más diversificación, diseñados para ser adaptados a la medida y gustos del cliente. El nivel de automatización es escaso. Los equipos técnicos y humanos que se emplean son poco especializados pero cualificados, muy flexibles y, normalmente agrupados en Secciones o Centros de Trabajo (CT) en función de la homogeneización de las tareas o actividades.
Batch. Está en un punto intermedio entre producción en línea y producción por talleres tanto en cantidad de productos, como en diversificación, como en la importancia de la opinión del cliente.
Linea. Requiere de gran nivel de automatización con máquinas y trabajadores especializados. Es un proceso repetitivo y poco flexible. Se utiliza para grandes lotes de productos muy homogéneos y estandarizados.
Es menos flexible, menos diversificación de productos que por talleres pero más que el continuo, es más automatizado y más repetitivo que por talleres pero menos que el continuo.
La configuración productiva por lotes tiene como ventajas principales:
  • Se puede trabajar con una gran variedad de productos.
  • La capacidad de adaptación a los cambios de las condiciones de mercado es mayor que con la configuración productiva continua.
Y como principales desventajas:
  • Menor eficiencia que la continua.
  • Necesidad de mayor planificación y control de cada departamento o parte del proceso para tener certeza de los plazos de entrega al cliente dada la interrelación entre cada una de las partes del proceso productivo.
PROYECTO:
Se suele utilizar para productos únicos, exclusivos o de cierta complejidad. En este caso se trata de planificar y controlar las tareas individuales y específicas del producto concreto. El nivel de automatización es muy escaso y por lo tanto la flexibilidad y adaptación muy elevada. Por lo general el proceso de producción es largo y en la mayoría de los casos complejo.
Las ventajas fundamentales son:
  • La capacidad de adaptación al entorno, al cliente y a las condiciones de mercado.
  • La no dependencia de maquinaria muy especializada.
Los inconvenientes fundamentales son:
  • La dificultad de la especialización del proceso.
  • La lentitud del desarrollo del producto.
Como ejemplo, y simplificando bastante, voy a utilizar un producto habitual para todos para ayudar a la comprensión de los diferentes tipos de configuraciones productivas, supongamos que se fabrica una mesa:
Si se trata de la fabricación de un único tipo de mesa, de igual material, de igual medida sin ninguna distinción entre unos productos terminados y otros, se estaría utilizando configuración productiva continua.
Si ya la mesa se quiere fabricar en alguna medida más y alguna variedad en materiales, estamos ante configuración productiva en linea.
Si se amplia tanto en tamaño, materiales, formas, acabados, colores... de forma que cada cliente pueda elegir la mesa que más se adapte a sus necesidades, la empresa está trabajando con una configuración productiva en talleres.
Si el cliente prefiere una mesa a medida, eligiendo cada detalle y para ello se lo encarga a un carpintero especializado, se trata de una configuración productiva por proyectos.
A modo de resumen, y para terminar, podemos concretar las características más significativas en la siguiente tabla:

tablas-caracteristicas-configuraciones-productivas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu aportación, siempre desde el respeto, la tolerancia y el buen gusto