jueves, 26 de julio de 2012

Fuentes de Financiación. Parte III. Financiación externa a largo plazo


fuentes-financiacion-parte-III.financiacion-externa-a-largo-plazo
Las principales fuentes de financiación externas a largo plazo son aquellas que permanecerán en la empresa más de un año, ya sea propia o ajena.

Hay que resaltar, sin embargo, que las aportaciones de los socios (fuente de financiación externa y propia), no suponen una obligación de pago para la empresa, ya que ésta no tiene devolverla.

Las fuentes de financiación externa a l/p más utilizados son:

  • Créditos y préstamos a largo plazo. Se trata del mismo tipo que el crédito y préstamo a corto plazo pero para más de un año.
    Los préstamos los conceden las entidades bancarias, bajo determinadas condiciones, a la empresa que tendrá que devolver todo el capital y los intereses correspondientes por la totalidad de lo prestado.
    Las polizas de créditos o línea de créditos son aquellos en los que la entidad bancaria pone a disposición de la empresa una cierta cantidad de dinero y ésta sólo tendrá que pagar intereses por aquella parte que haya dispuesto.
  • Leasing y renting. Es un contrato de arrendamiento con opción de compra, que permite a las empresas que necesitan elementos patrimoniales disponer de ellos durante un periodo determinado de tiempo, mediante el pago de una cuota de alquiler, de tal manera que, una vez finalizado dicho periodo, el arrendatario puede devolver el bien arrendado, adquirirlo a un precio residual o volver a renovar el contrato.
  • Subvenciones. Ayuda de las administraciones públicas, no tienen coste explicito y pueden ser reintegrables o no reinegrables según las condiciones que se establezcan.
  • Empréstitos de obligaciones. Las grandes empresas o el propio Estado, necesitan, en muchas ocasiones capitales de cuantía muy elevada para las que no resulta fácil encontrar prestamistas. En estos casos, las empresas pueden buscar la financiación dividiendo el préstamo en cantidades más pequeñas y repartiéndolo entre diversos obligacionistas. Para ello, la empresa emite bonos para los inversores (obligacionistas) y les ofrece condiciones superiores de rentabilidad a las actuales del mercado.
    El valor nominal de estos títulos (su valor real) es mayor a su valor de emisión (valor que pide y recibe por cada uno de ellos) y su valor de reembolso (valor de la devolución) es mayor que el valor nominal. Es decir, se emiten bajo la par y se reembolsan sobre la par para hacerlo atractivo para el inversor-prestamista, ofreciéndoles, además, unos intereses por encima, normalmente, de los valores de mercado.

    Ve < Vn < Vr
  • Emisión de nuevas acciones o ampliación de capital. La empresa para conseguir fondos puede llevar a cabo una ampliación de capital emitiendo nuevas acciones.

    Las acciones son títulos valores que representan una parte proporcional de capital social de una sociedad anónima. Quien la posee es accionista de la empresa y propietario de ésta en una parte proporcional al número de acciones adquirida. Las acciones proporcionan al socio serie de derechos como poder de voto en las Juntas de accionistas, recibir los dividendos en el reparto de beneficios o el derecho preferente en la suscripción de nuevas acciones emitidas por la empresa.

    El derecho de suscripción preferente a favor de los socios tiene por objeto que los accionistas antiguos, después de una ampliación de capital, mantengan la misma situación jurídica-patrimonial, es decir, mantenga la misma proporción de poder y derechos que tenían antes de la ampliación.


    Tal vez también te interese:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu aportación, siempre desde el respeto, la tolerancia y el buen gusto