martes, 22 de mayo de 2012

Subsistema de Producción o Subsistema Operaciones. Parte II. Principios empresariales

Subsistema-Produccion-u-Operaciones-Parte-II
Como ya hemos comentado en un artículo anterior sobre el subsistema de producción, éste es el departamento más importante de la empresa. Su función es realizar el proceso productivo que básicamente es transformar las materias primas en productos terminados, pero además su planificación es primordial para que toda la empresa funcione adecuadamente.

Continuando con el artículo anterior, Subsistema de producción o subsistema operaciones (Parte I), en este caso nos centraremos en otro aspecto importante de este departamento:

Principios empresariales.
Un principio empresarial es aquello necesario para la supervivencia de la empresa. Cada compañía tiene sus propios objetivos concretos y específicos pero todas por igual necesitan del cumplimiento de los principios empresariales para su supervivencia. De la misma forma que todas las personas para sobrevivir necesitamos comer independientemente de que unas se alimenten con gambas, langostinos y caviar y otras con arroz o lentejas.

Los principios empresariales son tradicionales, universales y generales para todas las empresas por igual y están ligados íntimamente con el subsistema de producción. Los principios establecidos son los siguientes:

  • Economicidad. Se trata de alcanzar el máximo beneficio, el mayor número posible de objetivos planificados, con la máxima calidad, eficacia, eficiencia y productuvidad pero con el mínimo coste posible. Este principio viene a decir que hay que evitar los derroches o los despilfarros, anular los costes inadecuados o innecesarios.
  • Beneficio como imagen. El beneficio monetario es un objetivo individual y concreto de cada empresa, pero dar una imagen adecuada, presentarse ante el cliente con el aspecto empresarial correcto proporciona una mayor garantía de éxito.
  • Flexibilidad. La adaptación a un entorno dinámico y cambiante es fundamental para la supervivencia de las empresas.
  • Calidad. La calidad como la adecuación o idoneidad al uso, el cliente tiene que recibir lo que espera de ese producto o servicio adecuado al precio y lugar dónde se está adquiriendo. Si un consumidor adquiere un collar a un euro no espera que sea de diamantes espera sólo que lo parezca pero si el precio sube a 3.000 euros el cliente no espera obtener el mismo producto ni el mismo tipo de satisfacción.
  • Equilibrio financiero. Es la necesidad de que el Fondo Maniobra Real sea positivo en la empresa.
  • Entregas. Al cliente es fundamental proporcionale el menor plazo de entrega posible y, por supuesto, cumplirlo. Este es un principio empresarial que se hace más importante a medida que el entorno se hace cada vez más competitivo, el consumidor más exigente.
  • Servicio. Es consecuencia de las nuevas estrategias orientadas al cliente. Las empresas necesitan ofrecer no sólo calidad sino servicios añadidos que le hagan conseguir ventajas competitivas. Como por ejemplo servicios post venta.

    Tal vez también te interese:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu aportación, siempre desde el respeto, la tolerancia y el buen gusto