miércoles, 23 de mayo de 2012

La Gestión del Tiempo en la Vida y la Empresa

Gestión-del-tiempo
El tiempo (del latín tempus), es una magnitud física que se utiliza para medición de la duración de hechos o acontecimientos, se emplea para organizar los sucesos y ordenarlos secuencialmente.
El tiempo lo perdemos, lo ahorramos, lo tenemos, lo disfrutamos, lo deseamos, lo añoramos, lo tiramos.... pero el tiempo no es susceptible de posesión o almacenamiento, no se compra, no se vende, no se presta, no se exige y no se puede tocar, sentir o manipular.



Sin embargo, el tiempo es un bien escaso en nuestra sociedad actual, constantemente necesitamos y deseamos tener más, para hacer más cosas, para llegar a más sitios... Nos gustaría poder pararlo, retrocederlo o alargarlo. Decimos habitualmente, “No tengo tiempo para nada”, “Si mi día tuviera 30 horas”, “Lo que daría por dar marcha atrás en el tiempo”...

Vivimos enfrascados en una vorágine de cosas por hacer que nos impide disfrutar el presente, regocijarse de cada día y deleitarse con cada momento. La vida se nos escapa de las manos mientras corremos de un sitio a otro y de una obligación a otra.

Como dice Mario Benedetti en su poema “Tiempo al tiempo”.
...tiempo para mirar un árbol un farol
para andar por el filo del descanso
para pensar qué bien hoy es invierno
para morir un poco
y nacer enseguida
y para darme cuenta
y para darme cuerda
preciso tiempo el necesario para
chapotear unas horas en la vida
y para investigar por qué estoy triste
tiempo sin recato y sin reloj
vale decir preciso
o sea necesito
digamos me hace falta
tiempo sin tiempo”.


Sin embargo, esta sensación de no tener tiempo, de estrés por intentar abarcar más de lo que se puede, de agobio por querer llegar más allá de donde podemos sólo es una muestra de una mala gestión del tiempo.

Si, desde siempre, sabemos que las horas del día son las que son, si conocemos que hay cosas urgentes por hacer y asuntos importantes por atender pero otros que perfectamente pueden ser desechados, delegados o relegados, si tomamos conciencia de nuestros ladrones de tiempo (desorganización, teléfono, dificultad para tomar decisiones, confusión de prioridades...), nuestra vida será más placentera y más satisfactoria.

Ya es hora de que tomemos las riendas de nuestro tiempo, que prioricemos, que seleccionemos lo importante y lo urgente de aquello que no lo es, que controlemos nuestros ladrones del tiempo. Hagamos una lista con nuestras tareas, eliminemos aquellas que no nos aportan valor, centrémonos en aquellas otras que son imprescindibles y reportan utilidad a nuestra vida, a nuestro negocio o a nuestro trabajo.

El tiempo no es el problema, la gestión de ese tiempo lo es. Habrá que aprender a gestionarlo adecuadamente, de la misma forma que lo hacemos, por ejemplo, con nuestro dinero. Si el tiempo es un bien tan preciado y necesario hay que cuidarlo, gestionarlo de forma adecuada y concienzudamente.

En las empresas, la mala gestión del tiempo incrementa los costes en recursos humanos, en muchos casos de manera desproporcionada. Tanto el personal como los propios directivos son victimas habituales de los ladrones del tiempo. Por ello, muchas son las técnicas que se han desarrollado a lo largo de los años para gestionar el tiempo empresarial. Una de las más utilizadas es la Matriz de Gestión del Tiempo, que será objeto de un artículo más detallado en el MercaleBlog.

Una buena gestión de nuestro tiempo no solo nos hará ser más productivos, más eficaces y más eficientes sino que además nos hará más felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu aportación, siempre desde el respeto, la tolerancia y el buen gusto