martes, 15 de mayo de 2012

Emprendedores y Administración

emprendedores-administracion

Al Emprendedor, alfombra roja.

Esto es una de las premisas fundamentales que se deberían seguir en los tiempos que corren.

Si, con la que está cayendo, alguien por necesidad, por convicción o por valentía decide montar su propia empresa con toda la ilusión, dispuesto a trabajar duro y con la esperanza de un futuro mejor, la infinidad de Administraciones Públicas que tenemos en este país deberían darle todas las facilidades posibles.

Uno de los temas más debatidos es la importancia de los Emprendedores (Autónomos y PYMES) como base fundamental para la creación de empleo, y todos, los políticos, representantes sindicales y representantes patronales, han llegado a la misma conclusión (independientemente de su ideología política). Es necesario crear medidas de apoyo a los emprendedores. De hecho, esto ha sido uno de los lemas principales de los distintos partidos en sus programas electorales.

Pero... ¿qué es lo que ocurre realmente?

En España, un emprendedor que decida dar el importantísimo paso de crear su empresa, lo primero que debe hacer es recabar toda la información posible sobre los requisitos que debe cumplir y la ayuda que puede recibir, y para ello se pone en contacto con el INEM, la AEAT, la Seguridad Social, la Comunidad Autónoma, el Ayuntamiento, etc. Necesita semanas, incluso meses, en algunos casos, sólo para las indagaciones iniciales.

¿Y qué es lo que se encuentra?

Con todo lo que se ha hablado y publicitado, podríamos pensar que es un chollo, que en todos lados lo esperan con los brazos abiertos dispuestos a suministrarle la información que demande, facilitarle los trámites que requiera y proporcionarle la financiación que necesite. Sin embargo, después de perder un tiempo considerable saltando de oficina en oficina y de ventanilla en ventanilla, de funcionario en funcionario (de oca a oca y tiro por que me toca), lo que se encuentra es desinformación, falta de atención, ausencia de ayuda y en definitiva, desorientación, descontrol, desorganización, desmotivación...

El Emprendedor se encuentra con frases como: "tiene que pedir cita previa", "esa subvención la había pero ya se acabó", "hay muchas subvenciones pero usted no cumple los requisitos de ninguna", "eso no lo se yo" ,"eso no es aquí, usted tiene que ir a...", "ahora no está la persona que lleva este tema", etc etc etc.

Por no obtener, no va a obtener ni siquiera un asesoramiento gratuito de una mínima validez, y eso es grave porque hay muuuucho personal que cobra por realizar esa labor, pero parece ser que se dedica a otros menesteres más importantes , ¿o tal vez ni eso?

Sinceramente creía que el "vuelva usted mañana" se acabaría algún día en nuestro país, pero al parecer, sigue más vigente que nunca.

Con estas actitudes no es que vayamos a tardar mucho en salir de la crisis, es que no vamos a salir nunca. Las medias verdades de los políticos, la lentitud burocrática y la desidia generalizada de la Administración forman un equipo perfecto para vencer, por desmoralización, la tan escasa iniciativa empresarial de nuestra tierra.

Al Emprendedor en lugar de premiarle su valentía, su esfuerzo y su iniciativa, se le entierra en montañas de papeles y en informaciones contradictorias, haciéndoles perder el tiempo, el dinero y lo que es peor, las ganas y las ilusiones.

¿Qué podemos hacer?

El Emprendedor, aburrirse o prepararse para luchar solo contra el mundo. Echarse atrás, conformarse con la precariedad laboral que le rodea o sentarse en el sofá de casa hasta que le llegue del cielo un trabajo asalariado o bien batallar con todo su empeño contra la Administración, su personal y sus papeleos.

La Administración... la administración necesita ser reestructurada por completo, creada de nuevo, empezar de cero, convertirla en una empresa eficaz, eficiente y productiva, porque tal y como está "organizada" perjudica seriamente la salud empresarial.

Estamos ante un dinosaurio en vías de extinción, que consume muchos recursos materiales, humanos y emociales. Es muy lento y, por tanto, altamente ineficaz.

Únicamente, y rompiendo una pequeña lanza en favor de la Administración, podríamos decir que fucionan relativamente bien aquellos trámites que se pueden hacer por vía telemática y en los que sólo intervienen máquinas, pero en cuanto una persona entra en el proceso, "la jodimos tio Perico".

Mal futuro nos espera si ya avanzado el siglo XXI, seguimos con los mismos sistemas, la misma desidia y los mismos problemas con las Administraciones Públicas que unas cuantas décadas atrás. Si queremos salir de la crisis, insisto, alfombra roja al emprendedor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu aportación, siempre desde el respeto, la tolerancia y el buen gusto