miércoles, mayo 30

Economía, Dinero y Ahorro


economía-dinero-y-ahorroEstá de actualidad, palabras como crisis, economía, dinero o ahorro, pero ¿realmente sabemos lo que decimos? Constantemente acudimos el término economía, nos referimos a ella cuando queremos hablar de ahorro, de dinero o de los problemas actuales de nuestro país como son el paro o la subida de precios. Sin embargo, estos conceptos, si bien están relacionados, no son el mismo.

En este artículo se va a explicar de forma breve y clara lo que es la economía distinguiéndola del dinero o del ahorro. Sirva como ejemplo que, si bien siempre ha existido la economía, no siempre ha existido la moneda.

El Dinero permite el intercambio de bienes y servicios de forma más sencilla que el trueque. Además, para que éste tenga validez debe ser reconocido por la sociedad que lo usa, permitiendo su identificación y valoración de una forma clara.

El Ahorro, por su parte, se define como la cantidad monetaria sobrante de las personas o las instituciones sobre sus gastos.

La Economía, sin embargo, es algo más amplio y complejo que todo esto. Muchos son los autores y los estudiosos que han hablado de ella. Los inicios de esta palabra viene de los griegos, de su vocablo “okomos” que quiere decir “Administración de la casa” y desde entonces este concepto ha dado, y sigue dando, mucho de que hablar.

La economía es una ciencia que estudia las relaciones entre la producción, intercambio, distribución y consumo de bienes y servicios, entendiéndolos como medios para la satisfacción de necesidades humanas.

Es, en definitiva, el estudio de la conducta humana que trata la manera de administrar los recursos escasos para crear satisfacción entre los miembros de la sociedad, tanto de forma individual como de forma colectiva. O como diría Lionnel Robbins “es la ciencia que estudia la conducta humana como una relación entre fines y medios limitados que tienen diversa aplicación”.

Sin embargo, la definición de Robbins es excesivamente amplia. Todos los seres vivos eligen entre distintas alternativas para solucionar el problema de la escasez de los recursos y su necesidad de satisfacción. Definido así, nuestro sistema económico se encuentra también entre el de los animales. Por ello un biólogo, Ghiselin, ha propuesto distinguir la Economía Natural y Economía Política, que sometida a un ordenamiento jurídico, es exclusiva de los seres humanos.

Viene entonces aquí otra confusión, la que se da entre Política Económica y Economía Política. Pues bien, mientras que la primera, la Política Económica, utiliza una serie de herramientas macroeconómicas, como son por ejemplo política monetaria o política fiscal, con la intención de modificar los resultados económicos, la segunda, la Economía Política, no hace nada, no aplica nada, no permite nada, tan sólo estudia el comportamiento de los seres humanos en temas económicos.

Ahora bien, hay que aclarar que no son independientes entre ellas, sino todo lo contrario, puesto que es la Economía Política la que analiza las reacciones del individuo y la sociedad para que la Política Económica pueda saber como modificar dicho comportamiento.

En este difícil momento actual, se está utilizando constantemente la Economía Política para evaluar y analizar como los individuos y las empresas están siendo permanentemente influenciadas por la conducta, a veces irracional, de los Mercados.

Y también en la coyuntura actual, la Política Económica es lo que están intentando, de momento sin éxito, aplicar nuestros Gobernantes para, manipulando las herramientas correspondientes, poder alcanzar los objetivos previstos o impuestos.

Por hoy es suficiente, me doy por satisfecho si hemos aprendido a utilizar la palabra economía en la forma y momento adecuado. Y quedamos emplazados para otra ocasión, dónde nos centraremos en la amplia diversidad de políticas económicas que tienen los Gobiernos a su alcance para solucionar las diferentes situaciones en las que nos sitúa, a la sociedad, los diferentes ciclos económicos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu aportación, siempre desde el respeto, la tolerancia y el buen gusto