jueves, abril 26

Desempleo-Desmotivación versus Iniciativa-Empleo


Desempleo-Desmotivación versus Iniciativa-Empleo
Leer un periódico, escuchar la radio o ver las noticias en televisión es suficiente para que la desmotivación invada a todas esas personas que buscan empleo. Efectivamente, estamos en una situación económica muy complicada, el desempleo crece junto con el número de empresas que cierran sus puertas y las perspectivas futuras no parecen ser muy halagüeñas.

Se está convirtiendo en habitual en nuestras conversaciones frases como: “No se mueve nada”, “No hay quién te quiera contratar”, “Todo el mundo está parado”, “Esto es desesperante”, “No hay forma de conseguir un trabajo”...
La realidad laboral actual hace que muchas personas que viven el paro en primera persona estén desmoralizadas, no saben por dónde buscar ni qué hacer y eligen como solución la inactividad, la inacción, a la espera de que el mercado laboral mejore por si solo.
En mi opinión, el inmovilismo, la apatía, la desidia que nos invade hoy no debería de ser una alternativa y desde luego no es la solución. La salida está en cambiar la mentalidad, en adaptarse al nuevo escenario económico-laboral y tener una actitud proactiva, decidida a cambiar lo que hemos heredado de la mala gestión de nuestros gobernantes. Debemos tomar la iniciativa, coger las riendas de nuestras vidas, y no permitir que sea dirigida, organizada y condicionada a que “alguien” decida solucionar los múltiples problemas de nuestra economía actual.
Esta crisis económica financiera que invade a nuestro país, y a buena parte de los países desarrollados, está inflada por los medios de comunicación y por las informaciones bursátiles. Las noticias se regodean en la desesperanza, en la desilusión, se centran en el empeoramiento y en el desaliento, mientras la Bolsa parece ser quien tiene la medida de la situación, es el Mercado el que parece decidir cómo debemos vivir nuestra vida, cuándo tenemos que ver la salida y cuándo tenemos que creer en su empeoramiento.
Nuestra sociedad económica está enferma, eso nadie lo niega y nadie lo duda, pero no son las informaciones interesadas de periódicos, televisiones o radios ni las intenciones especulativas de los grandes inversores, los que tienen que decirnos cuándo entra en estado crítico y todos debemos pararnos a llorarle o cuándo, por sí sola, se recupera y, entonces, debemos pararnos a esperar que despierte. No.
Somos cada uno de nosotros de forma individual, personal y objetiva los que debemos decidir sobre qué queremos hacer con nuestra vida laboral mientras la economía recupera su crecimiento. Somos nosotros mismos, no los Mercados ni las noticias, los que debemos tomar la iniciativa y optar por una solución para nuestro microentorno.
Yo creo firmemente en el potencial humano de este país y en su capacidad para la creación de empresas, para promover nuevas iniciativas y nuevos negocios. Ahora es el momento de mostrar las cualidades empresariales, es el momento de comenzar un proyecto propio. Las dificultades para encontrar trabajo y las malas condiciones laborales a las que nos enfrentamos, gracias principalmente a la Reforma Laboral, hacen imprescindible buscar alternativas que mejoren nuestra calidad de vida profesional
Sin duda, son muchas las dificultades que aparecen en el camino del emprendedor pero no son menos a las que hay que enfrentarse en la búsqueda activa de empleo. Valora las ventajas y los inconvenientes que supone para ti encontrar un trabajo adecuado a tus necesidades económicas, profesionales y personales y compáralas con las que supondría ser tu propio jefe.
Tal vez es ahora, ante un mercado laboral que se nos presenta difícil, cuando se abre un nuevo camino ante nosotros, el del autónomo o empresario.
No obstante y para terminar este artículo, e intentando poner mi granito de arena en el apoyo al trabajador por cuenta ajena, sólo comentaros que reflexionando he llegado a la conclusión de que los cambios necesarios para reactivar la búsqueda de trabajo podrían ser los siguientes:
  1. Hacer una lista de los objetivos, del tipo de trabajo que se quiere, de las condiciones horarias, económicas, laborales... y del punto hasta el cuál se está dispuesto a ceder.
  2. No cerrarse a nada y mantenerse alerta tanto a las posibilidades de empleo en empresas del sector privado como en empresas públicas. Estar atentos a cualquier convocatoria de oposiciones a las que se pueda acceder y a las necesidades de personal de todas las empresas privadas que podamos conocer.
  3. Estar constantemente preparado, atento y dispuesto a recabar información en cualquier momento, en cualquier lugar o de cualquier persona. Nunca bajar la guardia. Utilizar todos los medios a nuestro alcance.
  4. Ampliar la zona de búsqueda. Hay que mantener una mentalidad abierta y estar decidido a salir de donde habitualmente te mueves, es imprescindible abrir el área geográfica de búsqueda bien en otras ciudades o pueblos o bien en otros países. Es recomendable hacerlo de forma espiral, es decir, comenzando por las zonas más cercanas a nuestro domicilio habitual e ir abriendo el círculo hasta alcanzar el objetivo.
    En caso de decidir intentarlo en el extranjero, es importante informarse antes de que tipo de trabajadores necesitan, qué especialidades, los requisitos que exigen y tus posibilidades. Contacta, además, con empresas españolas con sedes o fábricas en el extranjero.
  5. Es interesante para darse a conocer dentro de una empresa ofrecer tus servicios en horarios especiales (turnos de noche, días festivos, periodo de vacaciones...), trabajo por días sueltos o incluso por unas pocas horas, aceptar sustituciones de trabajadores enfermos de la empresa o bajas de maternidad,...
  6. Para demostrar aptitudes como el esfuerzo, la entrega, la capacidad de trabajo...es conveniente incluso aceptar trabajos o encargos que queden por debajo de tu cualificación profesional o que se alejen de tu profesión. Una vez que la empresa conozca tus cualidades es más fácil que te mantenga en la plantilla o que te llame cuando necesite personal.
  7. Conservar contactos con el mayor número de personas y mantenerlos informados sobre tu situación de búsqueda de empleo y tus objetivos.
  8. Nunca desesperar, estar convencido de tus posibilidades para encontrar ese trabajo y no desechar ninguna posibilidad de entrevista de trabajo o de enviar currículo.
  9. Mantener siempre la actualización de conocimientos tanto de tu especialidad como de nuevas ramas que pueden serte de utilidad.
  10. No desechar la opción de montar tu propia empresa, ser autónomo o empresario es una alternativa valida y posible. El emprendedor tiene la posibilidad de ser su propio jefe, elegir su horario, su trabajo, su sector...y, por qué no, ofrecer trabajo a otras personas.
El convencimiento de que se puede conseguir ese puesto de trabajo ideal, la confianza de que cuando la empresa te conozca querrá tenerte en sus filas, la seguridad de que cualquier esfuerzo siempre tiene su recompensa y la certeza de que, poco a poco, la situación económica laboral mejorará son las claves para activar tu búsqueda de nuevo empleo.
Las PYMES, los Autónomos y los Trabajadores por cuenta ajena son los tres pilares fundamentales de nuestra sociedad y sin ellos nada se puede hacer por esta enferma, son nuestros representantes los que no alcanzan a entender algo tan simple y tan sencillo, pero nosotros lo tenemos en nuestras manos. Siempre han sido los trabajadores, sea por cuenta propia o por cuenta ajena, los que han sacado adelante este país y en este ocasión no será menos.
Tal vez también te interese:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu aportación, siempre desde el respeto, la tolerancia y el buen gusto