viernes, 30 de marzo de 2012

La Resaca de la Huelga General


La Reseca de la Huelga General del 29M
Los Sindicatos, con la intención de hacerse notar, para aparentar que hacían algo por los trabajadores, el pasado 16 de marzo, decidieron convocar una huelga general para protestar contra la Reforma Laboral impuesta por el Gobierno.

Mucha expectación es lo que traía el seguimiento de esta huelga general del 29 de marzo de 2012. 

El Ejecutivo ha hecho todo lo posible para que esta manifestación pública de descontento pasara desapercibida y sin pena ni gloria. Ha advertido, por activa y por pasiva, que no darán marcha atrás a esta Reforma. Ha intentado desviar la atención con todos los medios que están a su alcance. Ha intentado disuadir con palabras y promesas a los ciudadanos para evitar a toda costa el seguimiento masivo. Sirva, como ejemplo de distracción, que el propio Sr. Montoro aseguraba días antes que no modificarían en sueldo de los funcionarios en los Presupuestos  Generales que se presentarán en las próximas horas.

Los convocantes, bajo el lema “Quieren acabar con los derechos laborales y sociales. Con todo”, aseguraban con insistencia que ha sido el Gobierno quién ha hecho inevitable este “parón obrero”, por haber aprobado una ley que, según Toxo (Secretario General de CCOO), "Facilita el despido, y puede ser una puerta amplísima que se abre en contexto de crisis para la destrucción de puestos de trabajo", y según Méndez (Secretario General de UGT), "tiene el despido como principio y fin y como eje".

Pues bien, ya estamos en el día después, ya estamos con la resaca de números del seguimiento de la huelga. Como viene siendo habitual, las cifras de los huelguistas bailan al son de quién las cuente, de forma que si para los Sindicatos ha sido un éxito rotundo y todos los trabajadores, excepto los servicios mínimos, la han secundado, para el Gobierno, pasó sin incidentes con todos los comercios y empresas funcionando con normalidad cual si de un día cualquiera se tratara.


Esta ha sido la séptima huelga general de 24 horas de la democracia, y ya tenemos experiencia en informes interesados de seguimiento. Tirando de hemeroteca podemos resaltar los siguientes datos comparativos y después, cada cuál que haga sus reflexiones:



Fecha de la huelga general
Lema
Seguimiento según Sindicatos
Seguimiento según Gobierno
20/06/85

“No al recorte de las pensiones”
40%
10%
14/12/88
"Para que no siempre paguemos los mismos. Juntos podemos"
70%
30%
28/05/92
"Se equivocan, así no es posible"
80%
34%
27/01/94
"Por el empleo y la solidaridad"
90%
32%
20/06/02
"Empleo y protección social son tus derechos. ¡Que no te los quiten!".
84%
17%
29/09/10

'Así, no. Huelga general, yo voy!!'


70%
Seguimiento desigual,sin cifras
29/03/12
“Quieren acabar con los derechos laborales y sociales. Con todo”
77%
Incidencia bajo. Inferior a las últimas huelgas


No tendremos forma los ciudadanos de a pie de saber nunca cuántos de nosotros estuvimos en tan magno acontecimiento o cuántos de nosotros permanecimos en nuestros puestos de trabajo. Lo que sí sabemos todos, es que escondidos tras las cifras de seguimiento o no seguimiento de la huelga estamos todos los trabajadores de este país. Todos los que afectados de forma directa por las sucesivas Reformas Laborales, seguimos perdiendo derechos, continuamos acatando unas leyes que nos perjudican continuadamente, unas normas que precarizan nuestra condiciones laborales, y que no solucionarán ni esta huelga, ni 20 más a la que los Sindicatos nos invitasen.

De modo, que hoy 30 de marzo de 2012, en plena resaca de huelga podemos concluir que:

* Los Piquetes, una vergüenza. La violencia y la desproporción de algunos de estos grupos de personas hacen de una jornada pacífica de huelga un asalto a nuestras ciudades, a nuestros trabajadores y a nuestros derechos. No tiene sentido, ni lógica ni raciocinio de ninguna clase que unos cuantos personajes impidan ejercer los derechos constitucionales, provoquen miedo, daños al mobiliario y gastos en Fuerzas del Orden. La huelga es un derecho no es una obligación. Nadie tiene el deber de no trabajar. Cada trabajador de forma individual, personal y libremente decide, por sus ideologías y por sus propias circunstancias, si quiere o no participar en esta jornada de protesta. No se trata de conseguir el máximo seguimiento forzado, se trata de hacer entender a nuestros gobernantes que no se está de acuerdo con su Reforma. No se trata de no acudir al puesto de trabajo por evitar la violencia de los piquetes, se trata de participar en la huelga por convicción.

* El Gobierno sigue con su Reforma Laboral intacta, aunque,  conocedor de que no se debe gobernar sin mirar hacia los lados, advertido de que no se puede gobernar en solitario y sin atender a los ciudadanos y conscientes de que esta Reforma les pasará factura en las urnas como ya se ha vislumbrado en las últimas elecciones autonómicas, aunque según dicen y parece no les importa… de momento.

* Los Sindicatos, con la tranquilidad que da el supuesto cumplimiento de su labor. Sí, digo “supuesto cumplimiento” puesto que no están haciendo lo que deben. Si el papel de los Sindicatos en esta Reforma Laboral se reduce únicamente a convocar una huelga, en vez de negociar con Patronal y Gobierno y llegar a un acuerdo, si lo único que hacen los sindicalistas es limitarse a decir “sí, bwana”, si todo lo que se le ocurren a los representantes de los trabajadores es amenazar con conflictos sociales, quizás, habría plantearse la necesidad de su existencia, al menos, tal y como están concebidos hoy día.

Que lamentable planificación de la huelga han hecho. Lo único que han conseguido es generar tensiones al incitar a los piquetes a enfrentarse con los trabajadores que han decidido no secundarla. Poco apoyo van a conseguir los sindicatos de esta forma, afrontando las protestas obreras desde el insulto y la violencia en vez de desde el respeto y la tolerancia. Mal ejemplo y mal camino.

* Los Trabajadores volvemos a nuestros quehaceres diarios, con nuestros mismos sueldos irrisorios, con nuestras mismas condiciones laborales lamentables, con nuestros mismos miedos a un despido inmediato, pero dando gracias porque aún tenemos trabajo o algo que se le parezca.

* Los Parados a seguir buscando ese trabajo que hoy parece inexistente en nuestro país, pero sin perder la esperanza y la ilusión de un futuro mejor a medio plazo.

* Y los Empresarios, felices, porque este mes notarán una reducción en los costes laborales de sus empleados por haberse ahorrado un día de sueldo, porque siguen beneficiados por esta Reforma sin sentido, porque siguen sintiendo a los sindicatos más cerca de la patronal que de los trabajadores.  Bueno, al menos, esperemos que a ellos la huelga les haya servido de algo.

Terminó el 29M, ¿Y ahora a esperar qué? ¿Las próximas elecciones? ¿La próxima convocatoria de huelga? ¿Las próximas ordenes de Bruselas? ¿Los nuevos recortes?


Paolo Mercale

Marzo 2012



1 comentario:

  1. Tarde, pero una vez leido tu texto,(permiteme que te tutee).- Solo puedo decirte que en lo general estoy de acuerdo contigo.- Pero en lo referente a los sindicatos, permiteme que disineta y que te diga que en mi impresion, le hacemos el caldo gordo a las huestes de esa rancia drecha informativa empeñada en demonizar la labor de quienes molestan a sus intereses.
    Esta demostrado que la disposicion a negociar de los sindicatos se mantiene, pero el interes de la patronal y gobierno es nulo.- Es mas sencillo culpabilizar que responsabilizarse, y este es el momento de dejar las bases del esclavismo laboral del futuro y si ademas podemos acabar con los sindicatos de clase(por que querido, clases sociales siguen existiendo)y sustituirlos ppor aquellos corporativos y debiles que se pliegen a nuestros intereses, mejor.- Gracias por escucharme.

    ResponderEliminar

Deja tu aportación, siempre desde el respeto, la tolerancia y el buen gusto